I AM 2014/15


La identidad es considerada como un fenómeno subjetivo, de elaboración personal, que se construye simbólicamente en interacción con otros. La identidad personal también va ligada a un sentido de pertenencia a distintos grupos socioculturales con los que consideramos que compartimos características en común.
Ello, en correspondencia con un proceso dialéctico de formación de la propia identidad, a partir de la representación imaginaria o construcción simbólica de ella y la identidad social que se elabora a partir del reconocimiento, en la propia identidad, de valores, de creencias, de rasgos característicos del grupo o los grupos de pertenencia, que también resultan definitorios de la propia personalidad. Es una especie de acuerdo interior entre la identidad personal que se centra en la diferencia con respecto a los otros y la identidad social o colectiva que pone el acento en la igualdad con los demás.
La identidad no sólo está ahí, sino que es una necesidad básica del ser humano. Según Erich Fromm (psicólogo social, psicoanalista y humanista alemán, muerto en 1980) esa necesidad es vital en el ser humano y tiende necesariamente a satisfacerla, como la necesidad de alimentarse. Dice que es tanto una necesidad afectiva, es decir, que surge del sentimiento, como una necesidad cognitiva, que busca la conciencia de sí mismo y del vecino al mismo tiempo, y dice también que es activa, pues el hombre tiene que tomar decisiones haciendo uso de su libertad y voluntad, es decir, no se trata sólo de ¿quién soy? Sino también, con esto que ya soy, qué quiero ser y qué puedo ser.

Pertenecer es ser, ser es estar y estar es formar parte de algo. Así, los hombres necesitan ser socialmente aceptados y esa aceptación viene dada por un acercamiento del individuo al colectivo. Este acercamiento se hace desde diversas formas como la forma de ser o de estar, así como su necesidad de transmitir mediante su vestimenta, estilo y aspecto. Así el hombre es fuerte si está seguro de sí mismo.

Un hombre elegante, que no necesita artilugios para darse a conocer, que con lo esencial se muestra ante el mundo. Un hombre que necesita componerse de actitudes y marcar temperamento para dejar huella. Una personalidad fuerte que parezca egocéntrica y extrema a la hora de llegar lo más alto posible.










Direcciones

SALÓN: C/ Trajano, 42 .41001 Sevilla - Tel: 954 38 14 83

ESCUELA FORMACIÓN: C/ Padre Méndez Casariego, 29. 41002 Sevilla - Tel: 687328367722205900


Síguenos

Premios
premio figaro
premio picasso

Todos los derechos reservados © 2016 ANTONIO MADRIGAL.